RMOP en la FIL de Mineria

En el marco de la XXXVIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, organizada por la Universidad Nacional Autónoma de México a través de la Facultad de Ingeniería, el 6 de marzo de 2017 a las 12:00 horas, en el auditorio 5 del Palacio de mineria en la ciudad de México, será presentado el número 22 de la Revista Mexicana de Opinión Pública, editada por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Participarán Fernado Castañeda Sabido, Ricardo de la Peña y Javier Esteinou Madrid, bajo la moderación de Angélica Cuellar Vázquez.

Observatorio cotidiano 101

El día 26 de enero de 2017, a las 21:30 horas, se trasmitió por TV UNAM la primera “Mesa de encuestadores”, conducida por Fernando Castañeda y con la participación de Lauro Mercado (Director General de Mercaei) y Ricardo de la Peña (Presidente Ejecutivo de ISA). El programa completo puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=AB_4VtLw-fU&feature=youtu.be. Esperamos lo disfruten.

Encuesta nacional (noviembre de 2016)

El 6 de diciembre de 2016 se dará a conocer a los medios y al público los resultados de la cuarta encuesta nacional GEA-ISA de 2016, levantada entre el 25 y el 28 de noviembre con mil entrevistas a ciudadanos residentes en el territorio nacional. En esta encuesta, además del ya tradicional seguimiento de la aprobación presidencial y las preferencias electorales y entre aspirantes a la Presidencia de la República para las elecciones de 2018, se pone énfasis en las opiniones y percepciones vinculadas al triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos y su futuro arribo al Ejecutivo federal de ese país. Los resultados de esta encuesta podrá consultarlos como siempre en http://www.isa.org.mx.

From the Trump election

I would like to address the problem of the pre-election polls, leaving aside inaccuracies in exit polls.

In principle, it should be assumed that the forecasting models missed because their main source was polls and the polls differed from the electoral results. In fact, a first problem is in this election the “polls of polls” were taken care of more than the polls themselves and the analysis of the inaccuracy of sample measurements was neglected in many analyzes.

The reading of the polls in the media was wrong, but that does not necessarily mean that the polls were. Unfortunately, in many cases it falls into a simplification that sees a data wrong when it does not correspond with the superficial reading of the events and not adhering to a rigorous technical analysis. Strictly speaking, polls yield estimates of the proportion of voters declared per contender within a range. Seen in this way, the results were as expected according to the polls. It is another matter if they “announced” the triumph of one or another candidate.

A second element is that evidence is not available to corroborate that rejection rates have actually affected estimates and generating systematic biases. The study of this subject should be studied more deeply. Of course, non-response bias should be studied in any poll.

A third element is that although Clinton won by a margin of barely 0.2%, clearly lower than forecast by the polls, the difference between this estimate and the result (3.3%), although higher than that observed in 2004 and 2008, is similar to that observed in 1996, 2000 and also four years ago. That is: it is not abnormal in the historical record or unexpected for statistical reasons.

I do not think it can be said that respondents answered to the polls by lying or hiding their vote. In general, in the 4-way measurements were correctly estimated Clinton’s vote; so, the pro and anti-Clinton vote had an average error of 0.5% in the final polls. However, it tended to underestimate Trump and overestimate Johnson and Stein, so it is likely that, more than a concealment or a spiral of silence, what has happened is a last minute turn of Johnson’s vote to Trump, as result of a seeking to increase the utility of voting in the right wing of the political-ideological spectrum, caused by a strategic coordination on a “duvergerian” competition scenario.

VII Congreso Latinoamericano de WAPOR

Del 12 al 14 de octubre de 2016 se celebrará en Monterrey, Nuevo León, el VII Congreso Latinoamericano de WAPOR, cuyo tema general son las Nuevas formas de participación política y calidad de la democracia en Latinoamérica, convocado por la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Autónoma de Nuevo León y WAPOR Latinoamérica. En este evento, se participa con  la presentación de la ponencia “Sobre el debate de las encuestas electorales en México en 2012” en el Panel SOMEE: “El papel de las encuestas en las elecciones en México”, el jueves 14 de octubre de 2016, de 12:30-14:00 horas; con la presentación del libro Para medir la exactitud de las encuestas electorales, el viernes 16 de octubre de 2016, de 10:15-11:00 horas; y compartiendo mesa con otros encuestadores en el panel Aciertos y fallas de las encuestas electorales: la experiencia de México 2016, el mismo viernes 15 de octubre de 2016, de 11:00-12:30 horas. Esperamos puedan acompañarnos en el evento.

Las encuestas frente a la crítica

El 7 de septiembre de 2016 por la mañana se realizó en la Universidad Iberoamericana un evento organizado por esta institución junto con CEDE Colegio de Especialistas en Demoscopia y Encuestas, A.C. sobre Las encuestas y los encuestadores frente a la crítica. Colaboramos en este encuentro con una ponencia, “El elefante y el ornitorrinco”, que versa sobre los problemas de medición por encuesta y sus posibles soluciones.

El debate sobre las encuestas electorales en México

Con fecha de mayo de 2016, editorial Académica Española da a conocer el título de este autor El debate sobre las encuestas electorales en México, que puede adquirirse en morebooks o en amazon.

Durante las últimas tres décadas, en México las encuestas se han vuelto un actor constante en los procesos electorales y en un referente permanente para la toma de pulso de la opinión pública. Este fenómeno responde a factores tecnológicos que han facilitado y hecho accesibles los procesos de medición en tiempos reducidos y a la pluralización de la sociedad mexicana y la consolidación de un sistema democrático que, con limitaciones y rezagos, hoy permite el ejercicio de libertades fundamentales y el derecho al libre sufragio por los ciudadanos. Empero, fue en particular la elección presidencial de 2012 la que derivó en un intenso, aunque disperso, debate respecto del papel que desempeñan las encuestas en las elecciones y sobre su regulación. Por ello, recuperar la narrativa de las encuestas publicadas no cumple sólo una función de arqueología, sino que abre la posibilidad de una revisión a la crítica expresada, con miras a establecer alcances y limitaciones de estos ejercicios. En este texto se intenta determinar si existe evidencia de sesgos sistemáticos, si este fenómeno es inusual, si es viable y sencillo evitarlo y si fue producto intencional de los investigadores.

Para medir la exactitud de las encuestas electorales

En bril de 2016, la Editorial Académica Española publicó el libro del autor de esta bitácora Para medir la exactitud de las encuestas electorales (ISBN 978-3841764447), el cual puede adquirir en morebooks o en amazon.

La intención de este texto es caracterizar y definir de manera operativa los conceptos que las encuestas intentan medir y evaluar los estimadores existentes para calcular la exactitud de las encuestas electorales, como preludio a la presentación en un estimador alterno para medir dicha exactitud, así como estimadores complementarios con los que se busca amortiguar problemas detectados en las opciones disponibles. Este texto busca así cubrir un asunto de interés fundamental para quienes hacen y utilizan la investigación demoscópica. En su desarrollo, se busca que pueda ser entendido por cualquier persona con conocimientos medios de matemática, pero expuesto con el rigor requerido para eliminar cualquier ambigüedad. Por ello, se explicita y formaliza cada paso dado, pues más tarde se trata no sólo de proponer un nuevo estimador, sino de generar el algoritmo que lo calcule apegado al criterio que se define para su estimación.